Cuentos de Mila


los cordones
abril 17, 2020, 4:23 pm
Filed under: Uncategorized

LOS CORDONES
Se llamaba Jacobo Cusmano, pero le apodaban “mano”.
Una mañana de primavera llegó en unos minutos al convencimiento de que sus pies necesitaban un aspecto “único” y con ese propósito fue al armario y seleccionó los zapatos que le ayudaran a pasar de un “bien” a un “sobresaliente”.
Los elegidos fueron unos negros clásicos, muy usados para ir al trabajo, viejos y cómodos. No parecían prometer mucho, pero…
Con ellos en los pies se acercó hasta la zapatería de su amigo y le pidió unos cordones luminosos con luz “led” para los mismos.
El zapatero a quien llamaban “ciempiés” le miró detenidamente y sin mostrar asombro le preguntó: ¿Con luz fija o parpadeo?
Como su propósito era mejorar el “look” no lo dudó:
– El pie izquierdo con luz fija y el derecho con parpadeo –
– ¿Son ligeros los cordones? – preguntó “mano”– no quería tener dolor de pies por sobrecarga de peso en los zapatos.
-Tranquilo, le contestó “ciempiés”– no tienen peso, tampoco tendrás problemas en los días de lluvia y charcos, es una de las grandes revoluciones que ha recibido el mundo de la iluminación, son como pequeños dioses, darán un giro divertido a tus viejos zapatos y conseguirás que en tus bailes luzcas mucho más impactante y atrevido, y por último son baratos.
Ligeros…antihumedad…divertidos…atrevidos y baratos son muchos adjetivos, reflexionó mientras entregaba sus viejos zapatos a “ciempiés” para que ajustara los nuevos cordones.
Al hacerlo, con sonrojo vio como asomaba el dedo gordo del pie derecho en su calcetín, un tanto estrangulado por los bordes del agujero del que quería escapar.
Ese “tomate” -Le dijo “ciempiés”– se puede solucionar con una bombilla fundida estándar y no con la de “led”… las de toda la vida son, las que sirven para zurcir los agujeros de los calcetines.
“Mano” desconcertado callaba, según afirmaba su amigo una bombilla que ya era pieza de museo servía para solucionar los descosidos en la ropa, ¿cómo?…verdaderamente no estaba a la altura de las circunstancias en cuanto a arreglos manuales, pero como no quería pasar por ignorante ante el zapatero optó por asentir con la cabeza y suspirar.
Poco después salía del comercio con el zapato negro del pie izquierdo encendido de modo continuo en color multicolor, y el zapato del pie derecho con un parpadeo lento de apagado y activado cada varios segundos en rojo, morado y naranja.
Seguían siendo cómodos y sin duda ahora llamativos, de improviso un perro cachorro aburrido se le acercó hasta tener contacto con su zapato y observó el parpadeo, antes de que pudiera evitarlo alzó la pata le meó a su calcetín y nueva electrónica, escapando veloz.
Al instante, de su mojado pie le llegó un olor desagradable y abrumador de meada, ¿cómo eliminar el “tufillo”?… su calcetín, no mostraba un aspecto decente y pulcro a pesar de que las luces seguían parpadeando.
Con un gesto rápido se descalzó y terminaron los dos en una papelera con “tomate” incluido.
Ahora, al observar los pies descalzos sobre el pavimento, mientras sus viejos zapatos ajenos a todo seguían de verbena con su luz “led” comprendió lo absurdo de su pretensión, no había nada de “sobresaliente” en sus pies por el hecho de llevar cordones especiales, todos los adjetivos favorables a los que hizo referencia “ciempiés” no habían evitado que un perro más tonto que listo le meara.
La revolución es un cambio fundamental respecto al pasado inmediato que en este caso ha transformado la iluminación, pero no todas las revoluciones son válidas para mejorar una situación, y “Mano” se convenció que ésta era una de ellas.



EL PUENTE
noviembre 22, 2016, 4:06 pm
Filed under: cuentos cortos, fabulas, relatos cortos, Uncategorized

64713

EL PUENTE

 La corriente de agua no era muy intensa, incluso se podía atravesar de una orilla a otra del arroyo saltando de piedra a piedra sin mojarse, pero, para evitar las incomunicaciones que provocaban las crecidas en el invierno, y mayor comodidad de quienes diariamente cruzaban el riachuelo, se decidió:

Fabricar un sólido puente de piedra.

Se levantaron dos pilares o puntos fijos en las respectivas orillas y se unieron los mismos con un arco.

Para ello utilizaron granito de la cercana cantera.

Perrutxo, el albañil maestro oficial, borrachín por naturaleza vivía dominado por dos pasiones.

La primera:

La impresión de caracteres ó escritos enigmáticos inspirados en sus momentos de éxtasis, cuando su alma se embargaba en un sentimiento de admiración y alegría provocada por su segunda pasión:

El vino.

Así que, en la “clave” o piedra central que cerraba el arco del puente, quiso dejar para la posteridad constancia de su trabajo y grabó en la roca dura compuesta de cuarzo y mica con el cincel y el martillo, una inscripción.

Un círculo, y en la parte inferior de su superficie realizó una concavidad.

A su lado, el mismo círculo y concavidad con un cilindro largo en la zona superior.

Cuando por el cuello angosto de la botella de vino observaba el zumo de uvas al fondo sabía que tenía que perpetuar aquella bella imagen….

La redoma ó porrón con su largo pitón en la panza provocaba en él, igual inspiración

Aquel jeroglífico no tenía mas explicación, que la habilidad de Perrutxo en el trabajo manual y su alma extasiada de vino

Pero….

El tiempo lo prestigia todo, y convierte cualquier pasado en arqueología

Al albañil maestro oficial nadie lo recordaba, pero el puente de piedra de granito con las dos inscripciones ó jeroglíficos en la “clave” o piedra central que cerraba el arco se conservaba sin deterioro, y era el lugar mas visitado por los vecinos del pueblo y peregrinaje para los de los alrededores.

Enterado el Obispado de las circunstancias que se daban y aludiendo que el terreno estaba bajo la jurisdicción de la parroquia, quiso controlar el acontecimiento con la esperanza de obtener algún beneficio, al fin y al cabo Dios no habría alcanzado nunca el gran público que tiene sin la ayuda del diablo de la Iglesia…

Para ello enviaron al Párroco D. Desiderio, hombre consagrado a Dios ungido y ordenado para celebrar oficios divinos y poco dado a descifrar pasatiempos, a realizar un informe sobre los misteriosos círculos y sus concavidades.

A regañadientes llegó un lunes de Abril.

La Primavera estaba en sus comienzos y se mostraba espléndida en la naturaleza, bajo el puente, el agua se deslizaba atropellándose de roca en roca salpicando pequeñas gotas al aire que las esparcía por las orillas.

Era un día mágico, pero D. Desiderio tampoco estaba interesado en la magia.

Una vez en el lugar, observó detenidamente el granito tallado, y ya se sabe,… basta mirar algo con atención para que se vuelva interesante.

No lo dudó ni un instante.

-¡Son los ojos del diablo, … el de la izquierda es el ojo femenino y el de la derecha el masculino…éste puente está endiablado¡

Con la mano extendida al aire formaba la cruz bendiciendo el lugar con la intención de desendiablarlo, a la vez que retrocedía a tropezones gritando

En su precipitación resbaló, y se golpeó la cabeza con el ojo masculino.

Perdió la razón….

Sin la facultad de pensar ó discurrir, solo la de observar con la mente nublada, vio una redoma ó porrón de vidrio y en el fondo de ella un ojo convertido en vino que se ofrecía tentador…..

Momentos después recuperó la conciencia, su dolorida cabeza seguía apoyada sobre el diablo masculino, mientras el supuesto femenino le observaba sonriente.

A la vez….

En su paladar y garganta saboreaba un aromático zumo de uvas que fortalecía por momentos su cuerpo.

Creo… que me he…. precipitado -balbuceó D. Desiderio- con el alma extasiada de vino…

-No son los ojos del demonio…SON DE LA VIDA…..

Con estas palabras llegó el informe al Obispado

Este cercó el puente…

Embotelló el agua del riachuelo…

Y lo comercializó con bendición Papal..

  1. Desiderio desde que se golpeó la cabeza no razona muy bien…se ha aficionado al vino…habla entre dientes de un tal Perrutxo, que dice ser albañil maestro oficial…

Con el, descifra antiguos enigmas fabricados por toscas manos que generalmente no tienen mas misterio que la tosca lógica de la razón de quien lo hizo, pero el tiempo ha sabido crear a su alrededor intereses.

Ellos entre trago y trago, gastan entre los dos el ingenio suficiente para reconocer la semejanza entre cosas diferentes y la diferencia entre cosas semejantes



LA VACUNA
mayo 8, 2021, 2:37 pm
Filed under: Uncategorized

                                                  LA VACUNA

Era un guapo negacionista crítico, defendía que las vacunas perjudicaban y transformaban el cuerpo y la mente, (aunque sabía que también la insulina era un medicamento transgénicamente modificado y debido a su diabetes se veía obligado a tomarlo diariamente) enarbolaba pancarta en cualquier manifestación que se presentara a favor de sus ideas y en contra del suministro de vacunas.

Hacía frente a quien no compartía su discurrir, sin importarle que estuviera protegido por un escudo ni que tuviera un palo en la mano.

Se llamaba Perico, para sus amigos Peri  y para sus detractores… “ese maricón de la pancarta azul” que no perdía ocasión de agitarla al aire.

Pero un día, se percató de un rollito flojo alrededor de su cintura, y pronto comprobó que la “lorza” a partir de cierta edad, era difícil ocultarla y menos eliminarla.

Cada año aumentaba unos centímetros el flotador y éste pasó, de ser un bollito, a ser un pan de caserío en plena fermentación.

Había sido la comida y bebida la base de su buena vida y posiblemente culpable de su diabetes, pero al día de hoy su obsesión por el Michelin había comenzado a privarle de ella,  pues hacía tiempo que practicaba todo tipo de dietas sin resultados positivos.

Su buen ver, del que antaño se sentía tan orgulloso había desaparecido.

La privación de alimentos no le garantizaba más que mal humor, ansiedad y hambre.

La enfermedad de la rabia que transmite un perro al hombre, sabía, que no se propaga  de un humano a otro, pero era tal la cantidad de esta acumulada en su organismo que dudaba de no contagiar a sus vecinos.

Así que un día, cuando leyó en una manoseada revista del corazón de la peluquería, mientras esperaba turno para cortarse el pelo con la esperanza de perder unos pocos gramos con el cepillado…

CIENTIFICOS CHINOS HAN DESCUBIERTO UNA VACUNA PARA ADELGAZAR

No lo dudo, salió a la calle para poder saborear la propaganda con la revista en la mano.

Leyó y releyó el artículo sentado en un banco del parque.

¿Y si fuera verdad?…

¿Y si con una “vacunita” recuperaba la cintura de los años treinta, y dejaba la verdurita para días concretos y el resto podía saborear un bacalao al pilpil o unos chipirones en su tinta, con un unte de pan ?…

Claro que él era negacionista, pero… también era cierto que siempre había defendido que las vacunas transformaban nuestros cuerpos, por lo que no parecía tan descabellado que adelgazasen.

Estas últimas palabras dichas en voz alta sonaban a sarcasmo en su boca, pero por otro lado, tampoco era necesario que la gente se enterara

Así, que sin muchas dudas, contactó con el chinito correspondiente para recibir la ansiada solución a su problema en paquete certificado. El pago  fue por adelantado.

Y le llegó, pocos días después una dosis. Como las instrucciones del prospecto EN CHINO eran caracteres monosílabos y desconocía las características de estos, pasó directamente a la papelera.

SE VACUNO. Con esta decisión cambió su perspectiva, la pancarta azul terminó en el camión de la basura. Las manifestaciones pasaron, de ser activas a pasivas y observadas desde el sillón de la sala en el reportaje del telediario. Por el momento, los efectos publicitados y deseados no se han confirmado, eso sí, el cambio originado en Peri es patente: Si antes se enfrentaba contra la tiranía de la imposición como buen negacionista, ahora colabora con ella, la prioridad siempre, es uno mismo en todos nuestros actos, aunque lo vendamos como solidaridad.



la bruja
mayo 5, 2021, 6:55 pm
Filed under: Uncategorized

                                                      LA BRUJA

MAGI, era rebelde y revolucionaria.

Sabía hilar, hacer pan, conocía el idioma de los animales, incluso tenía un criadero de caracoles y el poderío siniestro de lo domestico en la cocina, usaba plantas medicinales para tratar dolencias y enfermedades, le fascinaba el sexo y el desenfreno.

En definitiva era una joven y hermosa bruja.

Totas las mañanas se acercaba al río y bajo el puente de piedra se peinaba su larga melena rubia mientras chapoteaba con los pies en el agua.

Este que hacer diario no había pasado desapercibido para ODEI, que desde una pequeña colina le contemplaba mientras cuidaba sus ovejas.

Estaba perdidamente enamorada de ella.

MAGI conocía los sentimientos del muchacho, también su rebaño y el montículo desde donde le observaba, el ir y venir del peine sobre sus cabellos y sus pies chapoteando en el agua, era un lenguaje mudo pero descifrable para los dos jóvenes.

Aquel atardecer se presentó asustado y nervioso en la huerta donde recolectaba MAGI las patatas, sin decir nada, le extendió el brazo derecho en el que se apreciaba un buen mordisco provocado por el cabrón de su rebaño de ovejas, que veía en el joven la competencia.

MAGI, con delicadeza le limpió la herida con sal gruesa y agua, y sobre ella extendió un ungüento que iba sacando de un tarro de barro, mientras murmuraba: abracalabra

ODEI, experimentó el beneficio sobre la herida al instante, y a su vez una sensación placentera y de relax total en el cuerpo.

-¿Qué ingredientes tiene éste ungüento?…preguntó con cara de memo.

-Beleño, Belladona, Mandrágora, Cicuta, Nenúfar y un narcótico secreto, es un alucinógeno poderoso.

-No lo puedes ingerir pues produce irritación en la piel, náuseas y vómitos, pero calma el dolor y sana las heridas si lo aplicas en la piel.

-Creo que tiene más propiedades que las que dices- respondió el muchacho- ¿Conoces tú sus efectos?

– Si, los días de luna llena con su energía y poder son los más apropiados para experimentar sus beneficios.

-¡Caray¡ Que suerte…

-Extiendo por el palo de la vieja escoba de la cocina el ungüento, y me froto con ésta en la zona íntima, puedo afirmarte sin ninguna duda que  en los genitales el efecto se eleva al máximo, y realizo viajes estáticos increíbles.

-Me gustaría probar la capacidad de volar montado en la escoba contigo.

-No, las brujas somos portadoras de sabiduría, crecemos fuera de las instituciones, bailamos y cantamos unidas, pero sobre todo, procuramos no incluir en nuestros juegos a cabrones como el de tu rebaño para escapar de sus mordiscos.

-Yo jamás te mordería… le susurró ODEI 

Sin previo aviso MAGI se trasladó a la habitación continua y se calzó unas botas altas de cuero con tacón fino, recogió su larga melena rubia en un moño alto del que colgó un bello lazo, y se subió la falda unos centímetros mientras se perfumaba con un pachuli embriagador.

ODEI, cabalgó sin necesidad de Beleño y Mandrágora con MAGI sobre la mesa de madera en la cocina, era un anochecer cualquiera sin luna llena en lo alto del cielo, la vieja escoba se asentaba junto al fregadero sin ningún ungüento en ella, nada parecía propicio para volar, pero los ingredientes necesarios estaban en los dos jóvenes que se atraían mutuamente y eran, suficiente para bajo su hechizo viajar.

Aunque si hubiera puesto atención ODEI, habría oído susurra a la bruja,

                                          ABRACALABRA…  



las lagrimas
mayo 5, 2021, 6:44 pm
Filed under: Uncategorized

                                       LAS LÁGRIMAS

Le pusieron por nombre Dionisio cómo el dios griego de la vendimia y el vino, (todos le llamaban Baco) por haber nacido junto a una viña un atardecer de otoño, cuando su madre más obsesionada por las uvas que por su nacimiento, se vio inesperadamente de parto, y en sus bodegas  creció entre fermentaciones y mitos.

Las lágrimas sirven para lubricar los ojos y se desplazan desde el conducto lagrimal  bajando hacía la nariz.

Las lágrimas de cocodrilo son fingidas… las emocionales llegan con la tristeza, el dolor, o con una excitación extrema y las hay que protegen de los intrusos, como pueden ser de una brizna de hierba o una mota de polvo.

 A sus 30 años, Baco era un sumiller que comprobaba la calidad de sus vinos, aquella mañana en su mano agitaba una copa mientras observaba en la misma, las gotas de vino que en forma de lágrimas se deslizaban por el cristal. Debía calcular la longitud de éstas, la distancia entre ellas y por último la velocidad en su caída.

Su lectura era esencial para conocer el grado de alcohol en el vino, la presencia de estas lagrimas daban cuerpo, textura y sedosidad al paladar, observó sonriendo que era un buen reserva.

Y en ello estaba en total concentración, cuando una mota de polvo indiscreta, dejándose llevar por el aire se posó sobre sus pestañas y un aleteo involuntario de éstas introdujo a la misma en su ojo.

Al momento una lágrima refleja se formó en respuesta, protegiéndole y deslizándose por el borde del mismo como defensa al invasor.

Todo ocurrió en breves instantes, bajando por su mejilla la lágrima cayó al borde de la copa de cristal y se unió en su descenso a las lágrimas del vino. El alcohol más volátil que el agua y con distinta densidad y tensión en la pared de la copa las deslizaba a distinto ritmo, ejerciendo un suave baile entre ellas mientras se observaban atentamente unas a otra.

La lágrima refleja no se recuperaba de su asombro, ¿quiénes eran aquellas compañeras de color rojo oscuro? Desconocía su existencia.

Mientras, Baco contemplaba atento el descenso progresivo de todas ellas en la copa, hasta disolverse finalmente en el vino.

 Y es entonces cuando observó a la lágrima refleja que posiblemente debido a su salinidad bajaba compacta al fondo de la copa y una vez allí se mecía altanera.

Baco recordó que la sal es el único mineral comestible por el ser humano,  sin dudarlo, la copa que tenía en su mano de vino color rojo-rubí llenó con cristales blancos y al momento alcohol, sal, uvas, y aromas en gran algarabía celebrando la mezcla de tantos elementos que la naturaleza les ofrecía, se abrazaron fundidos  en el vino.

Las lágrimas de sal que surgieron de la absorción habían mejorado en colorido y sabor.

Ahora es un complemento más en la mesa de la bodega de Baco  junto al vino.

Los dos se aúnan respetuosos y juntos acompañan a quien quiera saborear un menú selecto.  Un brindis por ellos.



EL ECO
mayo 5, 2021, 6:33 pm
Filed under: Uncategorized

                                                                  EL ECO                                                                

Una cueva profunda y un almacén de grandes dimensiones vacío, se disputaban la energía del sonido del ECO y cuál de ellas, transmitía una sensación más espeluznante.

La competición se había declarado una tarde de verano, en la que los dos amigos  PATXI Y PATXA, decidieron apostar unos cordones de esparto trenzados, ligeros de peso y grosor, (hacía tiempo que con la presencia del plástico le había llegado a éste su declive) para hacer liana y balancearse en un roble cercano al rio.

El reto por conseguir el ECO, consistía en aplaudir con las dos manos en los recintos escogidos y confirmar en cuál de ellos, producía mayores ondas sonoras.

PATXA era sordo, pero no consideraban esto un problema.

El sonido es energía con vibraciones y aunque no oía, sí que percibía éstas, así que no era un tema entre los dos muchachos de discusión.

PATXI, en contraposición tenía un oído muy fino y en las ondas percibía colores. Así, el ruido constante y que anulaba los otros, era el blanco. Si tenía poder con los sonidos graves, era rosa. La frecuencia baja era azul y en una reunión de varias personas destacaría el rojo.

En contraste a su sensible oído, era tardo en el habla y torpe de lengua, nunca había hablado de corrido, con lo que a su trastorno le definieron los expertos, como tartamudez.

Las ondas que se reflejaban en las superficies vacías volviendo a su emisor varias veces en forma de ECO, le gustaban a éste, por ser una manera como la suya de expresarse, repitiendo una y otra vez la misma  palabra.

PATXA, apostaba por la habitación, PATXI por la cueva.

Y ahí estaban aquella tarde sofocante de verano, monte arriba, dispuestos a llevar a cabo su experimento.

La frescura del interior de la cueva les recompuso, y sin decir ni una palabra se colocaron en los dos extremos de la misma, con las palmas alzadas y preparadas para los aplausos, instantes después comenzaron éstos con gran intensidad y ritmo llenando con energía el espacio.

El ECO hacía su trabajo volviendo a sus emisores el ruido, con el sonido grave de los aplausos el espacio vacío se tornó en un color rosáceo para PATXI, quien sin perder el ritmo seguía aplaudiendo, por su parte PATXA, con los ojos cerrados se concentraba en las vibraciones que sentía en su cuerpo.

Fueron interrumpidos por un grupo de murciélagos que asustados salieron volando desde el fondo de la cueva. Y los dos amigos, con pasos largos y el pelo erizado compitiendo con el susto, detrás.

Así llegaron en breve, hasta el antiguo almacén vacío desde hace mucho tiempo, y dispuestos a cumplir con el reto una vez en el mismo, comenzaron a repicar los aplausos, esta vez al ser el suelo de madera PATXA disfrutaba más con el ruido y sus vibraciones.

No supieron dar puntuación a la apuesta, y hablando con precipitación y balbuceos juntos acudieron a la cestería a comprar los cordones de esparto, una sonrisa dorada brillaba en el rostro de los dos amigos.

Poco después se balanceaban en la liana colgada del roble junto al rio, el ECO les acompañaba en los gritos jubilosos. Tenían un nuevo amigo

PATXI y PATXA, sabían cómo hacer música de sus fracasos y defectos, y bailar a sus compas. Quizás el ingenio y la gracia estaban en ello.

Una bonita manera de vivir la vida y la amistad.



la sombra
mayo 5, 2021, 6:27 pm
Filed under: Uncategorized

                                    L A   S O M B R A                                                              

 Churumbel,  al nacer trajo con él una característica desconocida por todos, junto al cordón umbilical  estaba su Sombra, por lo tanto anunciaron a la madre el nacimiento de mellizos, por supuesto Churumbel era blanco y su Sombra era negra.

La madre pragmática no desafió a la naturaleza por la rareza del cometido y crio a los dos,  Luz y Sombra con el mismo entusiasmo.

Convergían en el mismo punto de contacto de los pies, mostrando  Sombra la misma silueta que Churumbel pero se alargaba y se contraía desde el punto de vista de la fuente de luz, aunque no desaparecía cuando ésta faltaba.

Era la otra parte de Churumbel y en ella estaban todos los talentos, capacidades y habilidades que él no tenía.

En los juegos, cuando los dos de perfil acercaban el dedo de la mano a la punta de la nariz, Sombra en apariencia siempre más rápida tocaba a ésta la primera, Churumbel intentaba adelantarse una y otra vez, pero siempre perdía.

Churumbel, con más entusiasmo que acierto había aprendido a tocar la corneta, agarrado al metal y poniendo en movimiento torpemente sus dedos mientras hinchaba sus carrillos, arrancaba sonidos y ritmos que  Sombra con un suave balanceo los bailaba, para estas ocasiones, vestía una corbata roja de motas blancas que resaltaba en su negrura.

Aquella tarde llovía y el agua bajaba por la cara del corneta empapándole la camisa, transmitiéndole la alegría que proporciona el líquido húmedo, a los nacidos en un país seco.

 Mientras,  Sombra chapoteaba en el agua con su corbata roja de motas blancas completamente embardunada, contento de quitarse el polvo seco del camino.

Un camión cargado de melones y demasiada velocidad, cegado por la lluvia se acercó al bordillo y en su giro aplastó a Sombra.

La dejo despachurrada sobre el asfalto.

Nuestro trompetero percibió en sus pies el aplastón y quedó expectante, con un “do” sostenido en el aire.

Sombra se deslizó con el agua a la cuneta y por su borde llegó hasta la alcantarilla, desapareciendo en ella.

Churumbel sintió el tirón y sin poder evitarlo, trompeta en mano, llegó hasta la boca del sumidero diseñado para drenar la lluvia y agua superficial de calles pavimentadas, pero su gordo trasero no rebasaba la entrada quedando atascado en ella.

Cuando se levantó comprobó que por primera vez estaba solo, Sombra no le acompañaba, había desaparecido su mejor amiga y sin embargo reconoció que la soledad no le acobardaba.

Vivir es perder poco a poco lo que amamos y seguir adelante.

Todos los talentos, capacidad y habilidades estaban ahora en Churumbel y la vida le ofrecía nuevas oportunidades. Su prioridad, es ahora la rubia vocalista llamada LUZ, del conjunto musical donde actúa como renombrado trompetista.

LUZ  tiene su propia sombra, pero esta, es sosa y aburrida haciendo acto de presencia solo los días de sol.

En una playa del Caribe… Una sombra con una corbata roja de motas blancas, se pasea bailando y balanceándose a un ritmo imaginario, ha viajado mucho desde las cloacas hasta el mar.

Desde que le aplastó el camión de los melones está más estilizada y guapa.

La espuma que las olas depositan en la orilla le llaman, y cuando se extiende en la arena húmeda, todas le acarician. No importa donde estés, si eres alguien especial tu compañía se apreciará.

Ahora cuando acerca el dedo de la mano a la punta de la nariz Churumbel no tiene competencia y siempre gana, pero el juego ha perdido su interés.



LA MENTIRA Y EL ENGAÑO
mayo 5, 2021, 6:20 pm
Filed under: Uncategorized

                              La mentira y el engaño                 

En una paellera, un poco antes de comenzar la ebullición, tres granos de arroz saltaron desde los bigotes de un langostino a la cuchara de palo, para terminar junto a ella en el borde del fregadero.

Embardunados de grasa y pimentón (pero no cocidos) aprovecharon la humedad del fregadero, para refrescarse y recuperar su aspecto de cereal.

Instantes después estaban en la bolsa de basura con otros desperdicios, que aunque no eran de la familia de los cereales, los reconocieron como parte de los ingredientes con los que habían compartido la paellera.

En gran algarabía se mezclaban todos los restos de alimentos, contándose sus vidas y experiencias sin ninguna preocupación por su destino.

Los tres granitos de arroz en silencio, escuchaban las subidas de tono de unos y otros.

Pronto pudieron comprobar que todos manipulaban la verdad con el uso astuto de la palabra, haciendo bromas jocosas o dañosas para hacerse más interesantes, con afirmaciones verbales que no podían demostrar que fueran ciertas, pero jactándose de ellas ante sus compañeros de residuos.

Así, la carcasa de un mejillón que había sido desechada de la paellera por estar rota, mantenía  que había sido las pinzas del marisco quien había provocado su fiasco.

Un guisante aplastado culpaba a la cuchara de madera por la falta de su redondez.

Los tres granitos, replegados junto a un trozo de limón estrujado, le preguntaron a éste: ¿Mienten o engañan?…

El limón intentó rehacer su postura y con mucho ácido en su comentario les dijo:

-Para mentir hace falta inteligencia, y no creo que ninguno de estos desperdicios la tenga, por otro lado, el 8º mandamiento de nuestro catecismo lo prohíbe, y proclama pecado –

-Al mejillón no le preocupe el 8º mandamiento –  afirmó uno de los granitos – su propósito ha sido restituir su imagen maltrecha.

Discretamente el segundo granito de arroz que se escondía entre las pepitas del rabo de un pimiento verde, dijo -en mi opinión el engaño es más lícito que la mentira-

-¿Por qué?- preguntó interesándose por la conversación el rabo del pimiento verde.

-Es más difícil de detectar… porque es la falta de verdad, y ahí se supone que hay que ser inteligente, las bases de algunos juegos como el ajedrez y el póker se fundan en el engaño.

 Adán y Eva fueron los primeros humanos a los que con astucia engañaron, y desde entonces el hombre en represalia es el principal embustero-estafador, pero al igual que él, el pulpo distorsiona su color para el engaño, la ardilla se frota con la piel mudada de la serpiente con astucia para mezclar los olores y hacerse para ésta indetectable, hay pájaros tramposos que dejan en los nidos de otras aves sus hijos para su crianza, y por último las plantas son astutas engañando a los insectos. La naturaleza en general ha creado sus fraudes y la estafa para sobrevivir engañando.

Cuando Dios le entregó a Moisés las tablas con los diez mandamientos, condenó la mentira en el 8º de ellos…pero no dijo nada del resto de los sinónimos, y como son conceptos similares a nivel popular aunque sean diferentes, no creo que sean pecados…

Los dos granitos de arroz que le escuchaban no pudieron menos que aplaudir su clase magistral…-estamos de acuerdo contigo-

En éste mundo, MENTIR es un deporte nacional, y a todos, niños y mayores nos aconsejar practicar deporte, AFIRMAN QUE ES MUY SANO.



EL ARCO IRIS
mayo 5, 2021, 2:32 pm
Filed under: Uncategorized

                                               EL ARCO IRIS

Un Estuche resistente y ligero transportaba en su interior cuatro lápices de colores.

Destinados a compartir el pequeño espacio transpirable con el mejor humor posible, se adaptaban a las características de cada uno procurando presumir de sus cualidades  sin despreciar al compañero.

Así, el amarillo, siempre optimista con su luz, motivaba y estimulaba el pensamiento del grupo.

La prioridad del rojo era: ser cálido y cercano, pero pocas veces conseguía ese efecto.

El azul era el más excluyente, mantenía con el resto un distanciamiento pasivo a la vez que frio y lejano, vinculado al cielo y al mar presumía de prestigio, a su favor hay que decir que era responsable y seguro.

Por fin el verde… agradable, refrescante, tranquilizador… aunque discutible en todas sus facetas, ya que los venenos más mortales se ocultan bajo la piel de las serpientes de éste color.

En los debates que surgían, cada uno defendía distintas ideas con el convencimiento de tener la razón, sobre todo el lápiz rojo que con su color sangrante parecía estar en un continuo enfado.

Ni siquiera el futbol que es un deporte global lo compartían, ya que el lápiz verde era partidario de largos paseos y carreras de galgos, y el azul de cruceros por el mediterráneo. 

Pero hacía tiempo que habían decidido de mutuo acuerdo, escuchar las diferentes propuestas de unos y otros con el máximo respecto.

Hasta que un día, un atardecer del mes de Julio, entró en el estuche con cierta brusquedad un lápiz de color negro con aires de misterio y seriedad.

Instintivamente se replegaron los cuatro en un extremo del estuche y desde allí, en un susurro le preguntaron:

-¿Quién eres?…

Soy la autoridad, el poder y el respeto. Vosotros… ¿A qué partido político y sindicato estáis afiliados?

Desconcertados ante la pregunta, balbucearon… A ningunotienen fama de peleas continuas entre ellos, preferimos ser bien avenidos-

-Tonterías- respondió el lápiz negro estándar yo participo en las elecciones, con el fin de tener un cargo público y desde él, ocuparme de vuestros asuntos culturales y económicos. Pido vuestra colaboración-

-Sabrás, que el voto verde… es el voto del enfado y de la protesta.confirmó el lápiz de ese color.

-Y que yo soy roja y apasionada-

Conmigo no contéis- afirmó el azul- los políticos son aburridos, depresivos e individualistas, no colaboraré con ninguno- y dicho eso, se distanció al fondo del estuche.

Por suerte, el amarillo que ante todo era practico, con su luz calmó los ánimos, y sonriéndole al recién llegado, le preguntó: -¿Qué beneficios obtendremos nosotros, como lápices de colores si te apoyamos en tu política?…

-Añadiré a vuestro estuche, el color naranja, el añil y el violeta, con la compañía de estos podréis crear el arco iris, que es un símbolo poderoso y adorado en todo el mundo-

La noche fue larga y borrascosa, pero el deseo, de que cuando el sol incida sobre las gotas de agua, pueda lucirse en el firmamento un arco que maraville a todos por sus colores, fue una tentación para los cuatro lápices a la que sucumbieron con sus votos, desde entonces en política y sindicatos… todo se vende y se compra.

Para cuando llegó al estuche el lápiz color blanco representando la simplicidad y pureza…era tarde, el negocio estaba montado.

Desde entonces, todos los lápices de colores que compartan caja, tienen entre ellos un cuervo negro.



LA SONRISA
enero 27, 2021, 2:33 pm
Filed under: Uncategorized

                                               

Llegó algo inesperado y sorprendente… la mascarilla.

Quince músculos que antes trabajaban para formar una hermosa sonrisa en el rostro, ahora están todos en paro pues nadie disfruta de ella, queda oculta por ley tras una franja de celulosa.

Una gran pérdida laboral.

Pero se puede sonreír en estos tiempos, a través de la mirada.

Y conviene, ya que ésta como el chismorreo es el pegamento social de nuestra sociedad.

Pero… ésta vez, cuarenta  músculos de la cara se ponen de acuerdo sin recurrir a asambleas ni sindicatos, para formar arrugas entre las cejas en un semblante de enojo y no permitir su presencia. Se le llama ceño fruncido.

Son los nuevos tiempos, la imposición de la mascarilla conlleva frustración, alguna que otra se filtra bajo ella, pero son, como la suave sonrisa de la Mona Lisa  que solo brilla en su boca pero no se refleja en sus ojos, por lo tanto no cuentas con ella. 

Pero tú persistes y la buscas… necesitas de ese pegamento social, así que una tarde sujetando el Hula-Hoop al que eres adicta sales a mover con destreza tú trasero al parque (no sabes quién fue el autor  de hacer girar un aro en la cintura, pero la idea por sencilla siempre te resultó jugosa)

Y estás medio centrada en realizar movimientos circulares del tronco para no perder el ritmo del aro, cuando por el rabillo del ojo observas a un mozo que sentado en el banco a corta distancia está atento a tus giros.

Por puro coqueteo redondeas el movimiento de tu trasero mientras buscas sobre la mascarilla sus ojos, y compruebas en ellos una sonrisa divertida con una nota socarrona que te resulta encantadora.

Por fin, ahí está…te dices a ti misma, observando descaradamente al joven a la vez que le devuelves la tuya seductora.

-Yo tengo un palo largo y duro para jugar con eso– te confirma el mozo.

El desconcierto al escucharle hace que pierdas el ritmo y el Hula-Hoop termina a trompicones junto a tus zapatos, pero al momento reaccionas.

-¿Tu palo largo y duro sabe jugar?..

-Sin duda alguna- y recogiendo el aro del suelo lo hace rodar empujándolo con un palo y corriendo tras él.

Rápidamente te unes al cortejo y descubres en la carrera, una total falta de simetría tanto en el aro como en el que lo azuza con el palo.

Observas una deformidad en una de las extremidades del corredor, y que el palo largo y duro es su bastón  que sigue golpeando al aro e intentando mantenerlo, sino derecho por lo menos rodando.

Divertida, no ves motivo para detener la carrera y ajustas tus saltos  y trompicones a los ir y venir del cojo, que necesita doble espacio para mantenerse erguido sin el bastón de sujeción.

En la primera cuesta abajo pierde el control primero el aro, luego el mozo y por último el palo rodando todos sobre sí mismos.

Tu mirada es expectante, buscas sus ojos tras la mascarilla manchada de barro, y encuentras en ella…la misma sonrisa divertirá y socarrona que te gustó tanto antes de la carrera.

-Como ves, mi palo largo y duro sabe cómo pasárselo bien si encuentra el compañero adecuado – afirma el buen mozo.

Sin duda alguna tu aro ha encontrado su palo, y tú el pegamento social que buscabas para sonreír y reír tras la mascarilla.



Los cordones
noviembre 23, 2020, 3:44 pm
Filed under: Uncategorized


Se llamaba Jacobo Cusmano, pero le apodaban “mano”.
Una mañana de primavera llegó en unos minutos al convencimiento de que sus pies necesitaban un aspecto “único” y con ese propósito fue al armario y seleccionó los zapatos que le ayudaran a pasar de un “bien” a un “sobresaliente”.
Los elegidos fueron unos negros clásicos, muy usados para ir al trabajo, viejos y cómodos. No parecían prometer mucho, pero…
Con ellos en los pies se acercó hasta la zapatería de su amigo y le pidió unos cordones luminosos con luz “led” para los mismos.
El zapatero a quien llamaban “ciempiés” le miró detenidamente y sin mostrar asombro le preguntó: ¿Con luz fija o parpadeo?
Como su propósito era mejorar el “look” no lo dudó:
– El pie izquierdo con luz fija y el derecho con parpadeo –
– ¿Son ligeros los cordones? – preguntó “mano”– no quería tener dolor de pies por sobrecarga de peso en los zapatos.
-Tranquilo, le contestó “ciempiés”– no tienen peso, tampoco tendrás problemas en los días de lluvia y charcos, es una de las grandes revoluciones que ha recibido el mundo de la iluminación, son como pequeños dioses, darán un giro divertido a tus viejos zapatos y conseguirás que en tus bailes luzcas mucho más impactante y atrevido, y por último son baratos.
Ligeros…antihumedad…divertidos…atrevidos y baratos son muchos adjetivos, reflexionó mientras entregaba sus viejos zapatos a “ciempiés” para que ajustara los nuevos cordones.
Al hacerlo, con sonrojo vio como asomaba el dedo gordo del pie derecho en su calcetín, un tanto estrangulado por los bordes del agujero del que quería escapar.
Ese “tomate” -Le dijo “ciempiés”– se puede solucionar con una bombilla fundida estándar y no con la de “led”… las de toda la vida son, las que sirven para zurcir los agujeros de los calcetines.
“Mano” desconcertado callaba, según afirmaba su amigo una bombilla que ya era pieza de museo servía para solucionar los descosidos en la ropa, ¿cómo?…verdaderamente no estaba a la altura de las circunstancias en cuanto a arreglos manuales, pero como no quería pasar por ignorante ante el zapatero optó por asentir con la cabeza y suspirar.
Poco después salía del comercio con el zapato negro del pie izquierdo encendido de modo continuo en color multicolor, y el zapato del pie derecho con un parpadeo lento de apagado y activado cada varios segundos en rojo, morado y naranja.
Seguían siendo cómodos y sin duda ahora llamativos, de improviso un perro cachorro aburrido se le acercó hasta tener contacto con su zapato y observó el parpadeo, antes de que pudiera evitarlo alzó la pata le meó a su calcetín y nueva electrónica, escapando veloz.
Al instante, de su mojado pie le llegó un olor desagradable y abrumador de meada, ¿c0mo eliminar el “tufillo”?… su calcetín, no mostraba un aspecto decente y pulcro a pesar de que las luces seguían parpadeando.
Con un gesto rápido se descalzó y terminaron los dos en una papelera con “tomate” incluido.
Ahora, al observar los pies descalzos sobre el pavimento, mientras sus viejos zapatos ajenos a todo seguían de verbena con su luz “led” comprendió lo absurdo de su pretensión, no había nada de “sobresaliente” en sus pies por el hecho de llevar cordones especiales, todos los adjetivos favorables a los que hizo referencia “ciempiés” no habían evitado que un perro más tonto que listo le meara.
La revolución es un cambio fundamental respecto al pasado inmediato que en este caso ha transformado la iluminación, pero no todas las revoluciones son válidas para mejorar una situación, y “Mano” se convenció que ésta era una de ellas.



LA LUCIERNAGA Y LA MARIQUITA
noviembre 12, 2020, 4:18 pm
Filed under: Uncategorized

                               

===========================================================

En un boscoso rio de Tailandia, en las noches calurosas de verano, unas luciérnagas machos de 10 milímetros color marrón, se reunían cuando el sol se ocultaba y comenzaban a dialogar y a emitir luz mientras volaban, al principio de manera desordenada, pero después de una hora de acalorada discusión, la luz se convertía en coordinadas que enviaban mensajes a las hembras (que por falta de alas no volaban) y ellas respondían con destellos específicos entre 6 o 8 segundos para acordar un apareamiento.

Si se presentaba una amenaza desactivaban la luz, y al alejarse ésta, buscaban la posición adecuada curvando de nuevo el abdomen  para que se viera bien su farolito.

Una de estas luciérnagas había nacido sin el órgano lumínico bajo su abdomen, por lo tanto, no podía regular el proceso de encender y apagar la luz para conectar con un compañero.

En ningún momento le afectó la situación, mientras sus hermanas practicaban los destellos, ella aprovechaba para alimentarse de polen o néctar desconectando totalmente de las lucecitas intermitentes.

Su abdomen no contenía ningún conjunto de células luz, pero si una gran porción de grasa que mantenía su cuerpo reluciente y gordito.

Los machos en todas las especies funcionan igual, no iban a ser diferente en el caso de las luciérnagas… que una de ellas no estuviera interesada en sus parpadeos pronto empezó a fastidiarles, y a su vez su abdomen gordito y sin luz comenzó a ser un reto para ellos.

 Nuestra luciérnaga entre otras cosas era lista y cuando se percató del agobio que podían ocasionarle éstos, astutamente puso en marcha unas supuestas vacaciones y una fresca mañana con su mochila al hombro se alejó río abajo buscando nuevos horizontes.

Y pasito a pasito, de polen en polen bordeando el río y descansando en ocasiones instalada en el sombrero de paja de algún paisano llegó a un pastizal donde una mariquita vistosa con la espalda roja escarlata y siete puntos negros aleteaba sobre una flor.

Quedó impresionada de su simetría y belleza.

Viéndose observada la mariquita detuvo su revoloteo y preguntó: ¿eres de mi estirpe? Puedo apreciar en ti tres pares de patas igual que yo.

Soy una luciérnaga sin luz, que quiere ver el mar, y tú tan bonita ¿quién eres?

A mí todos me conocen por Mariquita, a quien me acerco le traigo la buena suerte, fortuna, amor, buenas noticias… Dicen las leyendas que en Francia tengo el poder de curar enfermos, en Gran Bretaña que mi presencia es anuncio de buenas cosechas, en Suiza llevo a los reciente nacidos a la casa que esperan un bebe, y en Bélgica si me poso en la mano de una señorita contraerá matrimonio en el transcurso del año.

¡Qué maravilla¡ estoy altamente impresionada, nunca hubiera creído que tales poderes podría tener un insignificante escarabajo.

Bueno… si te soy sincera, tampoco yo. A ti te falta luz…quizás si viajamos juntas hacia el mar puedas encenderla con mi presencia.

¿Mi farolillo? ¿Y para qué lo quiero haciendo guiños? No esperes de mí una hembra decepcionada por falta de su brillo, soy gordita, golosa, viajera e independiente ¿de qué presumes tu mariquita bonita y coqueta?

Como puedes apreciar, aparte de los adjetivos que has mencionado de ser realista y sincera.

De acuerdo, es la aptitud deseada para una buena compañera de viaje, el mar nos espera, quizás no tengamos flores en los andurriales que nos conducen hasta él pero tu buena suerte nos ayudará a superarlo.

Y así fue como una luciérnaga sin complejos y una mariquita realista viajaron por el mundo y vieron el mar.

Allí en un boscoso río de Tailandia quedaron sus compañeras practicando su órgano lumínico el resto de sus vidas, pero los insectos ordinarios pronto cansan y los machos recuerdan con añoranza aquella luciérnaga que no parpadeaba y que por ser diferente era por todos deseada.